Colegio SSCCColegio SSCCColegio SSCCColegio SSCCColegio SSCCColegio SSCCColegio SSCCColegio SSCCColegio SSCCColegio SSCCColegio SSCCColegio SSCCColegio SSCCSSCC094Colegio SSCCSSCC096Colegio SSCCColegio SSCCColegio SSCCColegio SSCCSSCC095Colegio SSCCColegio SSCCSSCC003SSCC004SSCC052SSCC059SSCC067SSCC070SSCC068SSCC064SSCC058SSCC056SSCC024SSCC077SSCC023SSCC022SSCC076SSCC026SSCC066SSCC027SSCC028SSCC025SSCC029SSCC006SSCC031SSCC033SSCC035SSCC036SSCC037SSCC038SSCC039SSCC040SSCC041SSCC042SSCC043SSCC044SSCC046SSCC047SSCC048SSCC049SSCC050

En Julio: Sagrados Corazones de Valparaíso: rescate fotográfico

La noticia dada por el Municipio de Valparaíso hace una semana atrás seguramente no habrá inquietado a muchos porteños, pero es un hecho de que el antiguo establecimiento del Colegio Sagrados Corazones hoy está deteriorándose a la espera de una compra millonaria. La información nos mueve a reeditar un registro fotográfico realizado hace 5 años atrás.
Transcribimos también lo que en aquella oportunidad se expuso:

“En diciembre del 2007, El Colegio de los Sagrados Corazones de Valparaíso, el más antiguo de Chile, hizo finalmente abandono de su establecimiento tradicional ubicado en la calle Independencia de la ciudad. Nadie de fotogamia estudió en aquella institución. No nos mueve un afán nostálgico o caprichoso. Gentilmente se nos permitió registrar una situación que estaba ocurriendo. Sentimos que estas imágenes nos hablan de un micro-clima, algo que queda de tanto cuerpo entregado a los rituales y a la organicidad de un espacio-tiempo muy específico. Todo lugar es una piel, los lugares nos conocen, nos conocen por los lugares que habitamos. Pero una sensación siempre es fragmentaria. No responde a un todo. A veces tiene que ver con una simple costumbre, como ese apetito tardío-moderno por lanzarse tras todo lo que va a desaparecer: sobre todo con aquellas cosas que siempre has vivido como imagen y que las reconoces como parte de una manera de ver completamente en retirada. Por ejemplo, los manuales y textos escolares antiguos con sus reapropiaciones de signos varios, las ilustraciones pedagógicas, el heroísmo místico del profesorado, los ideales y sus himnos. Cuando decidimos iniciar este proyecto, en parte, eran estas imágenes las que latían en nuestros corazones y las que nos llevaban a preguntarnos: ¿cómo se ha comunicado, cómo se ha hecho sensible la relación entre estos dos signos: el de la religión y el de la educación en Chile? ¿Cómo hacerlos visibles en el uniforme, en los estandartes, en la decoración de las salas, en los textos, en los protocolos, en los gestos? La bandera del Sagrado Corazón de Jesus y la Bandera de Chile, juntas, erguidas, inmóviles, mientras las cajas sonoras de la La Banda del Colegio (!Una banda de Colegio Católico es ya una reapropiación!) encabeza con energía el pulso de este tableaux vivant. Por otra parte, con la misma intensidad nos preguntamos qué pasa con las personas y los espacios en Valparaíso.”