Lo Nuevo de Fotogamia

1.- Safari Fotográfico en regiones

Les informamos con orgullo que Fotogamia ha realizado un nuevo safari fotográfico.

En esta oportunidad viajamos con Copec a las Termas de Cauquenes. Este lugar está preñado de historia pero también de un entorno que invita a explorarlo detenidamente: una infrestructura del siglo pasado con su pequeña capilla, un parque al borde del Río Cachapoal, el pueblo “hidroléctrico” de Coya, en fin, una oportunidad para aprender fotografía con la fuerza de la naturaleza y el patrimonio histórico de la sexta región.

Los alumnos respondieron con unas imágenes excelentes y esperamos que estas ideas visuales se concreten de forma profunda en cada experiencia de vida.

Gracias todos los que participaron en esta extraordinaria jornada!

2. Revisitando al Monstruo del Lago Ness:

Nueva serie de Fotogamia recrea un particular caso de nuesta memoria visual.

3.- Fotografia y Enseñanza: 3era parte.

Nuestra contínua ocupación por la fotografía y su enseñanza, pero, también, por el estado del medio en general nos llevó en esta ocasión a entrevistar a Gonzalo Leiva Quijada. Gonzalo es Doctor en Historia, Académico del Instituto de Estética de la Universidad Católica de Chile donde desarrolla labores de docencia, investigación y difusión de la fotografía chilena. Ha participado en la gestión y edición de importantes libros de fotografía.

Frente a otros lenguajes, ¿qué podemos aprender de una fotografía? ¿Cuál es su especificidad?

– En la fotografía se atraviesan cuatro consideraciones que tienen importancia:

1. Una mirada epocal, siempre una imagen fotográfica, no importa el género fotográfico de representación, hay un contexto histórico que se transmuta en la imagen, ya sea por explicitación o por ausencia.
2. hay un trabajo y una propuesta autoral o creativa independientemente del genero o que sea comandado por un género, siempre hay un interés de parte del creador, el fotógrafo de construir un discurso que sea acorde con las intenciones que el tiene.
3. Desde el punto de vista epistemológico, del conocimiento, tenemos una especie de recepción del mundo inmediato en que se desenvuelve el proceso fotográfico , y esto es nuevo en el sentido de que el registro posibilita extender los sentidos , fraccionarlo encapsularlo y conservarlo
4. En toda fotografía hay una construcción de una memoria, de una especie de álbum familiar de la humanidad y eso es valioso.

¿Cómo estos cuatro puntos son importantes en el proceso de enseñanza aprendizaje de la educación media o superior?

– Para recabar la información necesaria de estas imágenes es necesario condicionar el análisis a partir de una propuesta analítica porque que si no uno se queda en la epidermis de la imagen, en la estética del gusto; a partir de aquí podemos indagar sobre la creación, la memoria, la visión epistemológica, el placer del instante; construyo un aparataje conceptual que me logre revertir la información de la imagen para que yo pueda efectivamente utilizarla en pos del proceso de enseñanza –aprendizaje, del aprendizaje de los alumnos. La práctica más interesante es la que permite desglosar de la imagen los contenidos por un lado y el marco técnico en el cual la imagen se ubica para que los alumnos y en general cualquier persona sea sensible frente a la contemporaneidad, porque la contemporaneidad es más imagen que palabras.

¿Como ha sido tu experiencia en ese ámbito?

– Positiva, ya que, por ejemplo, en un curso que imparto de formación general, gente de variado origen, no necesariamente ligada a la fotografía, de medicina, derecho, etc, logra traspasar esa primera percepción con la cual todos nos enfrentamos a las cosas y ese proceso de maduración me parece tremendamente positivo porque en el fondo salimos de la vacuidad en que nos pueden hacer caer los medios de comunicación y vamos al fondo, entramos al área de las definiciones, al área de las inquietudes y de las problemáticas en las cuales nos desarrollamos…

¿Cómo evalúas la incorporación de la fotografía en la enseñanza media, vía reforma Educacional?

– En los programas de artes plásticas hay un área de comunicación muy potente que posibilita que haya una incursión de la historia de la fotografía y de la fotografía como recurso visual pedagógico de apoyo por un lado, pero también, de configuración del imaginario contemporáneo.

A tu parecer, ¿qué relación se establece como dominante entre la fotografía y los medios de comunicación?

– Depende del medio. Hay revistas ilustradas donde la fotografía ocupa un lugar estelar. Estoy pensando en la de un chileno como BIG, otras internacionales como Harper`s Bazaar, Vogue, que son revistas que siempre han tenido un peso fotográfico importante, donde la fotografía se transforma en la protagonista de la historia. Pienso en otras revistas contemporáneas como “El Paseante” donde dialoga la imagen con el texto. Ahora, bien, los medios de comunicación de masas, especialmente los diarios en Chile son tremendamente perturbadores en el sentido que la fotografía se pone al servicio de la noticia, a la postilla de la noticia, y como se busca vender, la fotografía siempre tiende a centralizar el escándalo en torno al primer plano, el retrato por un lado, y por otro lado, al plano detalle de la sexualidad que son como los grandes leitmotiv que se repiten constantemente. Esto termina cansando visualmente, y agotando a las propias percepciones del género de representación fotográfico. Pienso fundamentalmente en “las Ultimas Noticias”, “La Cuarta”, y en “La Tercera”, que tratan de jugar a esta idea de la revolución visual pero utilizando un concepto que se había gestado en la década de los 50 en la Prensa Amarilla de escándalo, y que ahora lo único que cambió fueron los contenidos que pasaron del crimen a la Farándula. Entonces, en esa medida, la mediatización de las personas a través de su vida privada, de su sexualidad, de su mundo íntimo, coloca a la fotografía en un mero ilustrador de la fantasía del que devora la información que quiere tener.

Tú que has visitado y estudiado en importantes países del extranjero, ¿cómo ves la relación entre educación y fotografía?

-La fotografía se usa de una forma bastante fuerte en la educación europea. La fotografía es un aprendizaje dentro de un área que se llama “nuevos medios”. Hay un curso en la educación francesa, en la inglesa, que se llama nuevos medios donde se aprende a entender la contemporaneidad a partir del cine, la fotografía y la Internet. Primero se instrumentaliza el medio: hacer que los alumnos practiquen, la posibilidad de expresarse a través de eso, pero al mismo tiempo se busca una labor reflexiva en torno a estos medios, porque en definitiva constituyen la base de su gramática visual. Los alumnos son más visuales que escriturales (esto está marcado por los niveles de lectura que incluso en Europa disminuye; en Chile tenemos cifras abismales que arrojan la cuenta de que solo un 15 % de la población es la que lee; en cambio podríamos decir que un 95% de la gente de este país ve imágenes)
En Estados Unidos ocurre lo mismo. Va a depender un poco de los Estados la importancia que va a tener la imagen. Es el caso del Estado de California donde hay un curso exclusivo de historia de la fotografía, porque además ellos tienen una tradición fotográfica muy marcada. En la mayoría de las escuelas, en los College, hay cursos de fotografía para que la gente se empiece a expresar visualmente de manera analógica y también de manera digital.

En tu opinión, ¿cuales son los desafíos que deberían plantearse ahora en Chile? ¿Qué hay que hacer para que esa masa que consume mucha imagen pueda pararse en una forma más integral frente a la imagen fotográfica?

– 1ero: Se requieren centros donde se discuta esto mismo, porque en realidad el pensamiento y la labor fotográfica están diseminados. No se si directamente un museo que me parece un poco anticuada la visión. Yo creo que es más interesante pensar en un centro de la imagen, al estilo del Centro de la Imagen de México, aglutinador de todas las instancias de la fotografía…
– 2do: Se necesita que los privados se pongan con galerías dedicadas a la fotografía. Hay muy pocas galerías en Chile dedicadas a la fotografía. La foto en Chile sigue todavía encapsulada en las Bellas Artes, en la pintura, especialmente.
– 3ero: Que existan medios que toquen estos tópicos, medios que sean propiamente de discusión sobre la fotografía;

Tú hablaste que los fotógrafos chilenos estábamos diseminados; ¿Qué pasa con el fotógrafo en Chile?

– Es un fantasma. Se saben de muchas imágenes pero la gente no sabe de quienes son. Salvo excepciones contadas con la mitad de una mano, uno puede hablar de tres o cuatro nombres. Se acabó la lista de los creadores lo que es ridículo porque nosotros, por ejemplo, estamos haciendo una investigación sobre mujeres y llevamos 45 autoras, o sea: ya llevamos una lista importante de autores. Existe mucha gente que ha creado, hay mucho registro que es necesario darlo a conocer, hay que publicar mucho, estamos todavía en un proceso de autoconocimiento y más aún, entorno a la neurosis del Bicentenario, acontecimiento en el cual generalmente los gobiernos buscan dejar una marca indeleble en la memoria de lo que se vivió. No obstante, es necesario que esa memoria pase por hechos concretos como recuperar la historia fotográfica, la historia del cine.
– Por otro lado, los fotógrafos son personas tremendamente tímidas, son personas que todavía no han establecido sus mecanismos de persistencia y de visibilidad; más bien han optado por el mundo de las sombras que el de la luz….

En términos generales, ¿como ves la publicación sobre fotografía en Chile?

– Yo creo que se está mejorando…desde el noventa se ha venido generando una serie de publicaciones importantes. Hoy día hay un background fotográfico a partir del cual uno puede generar una cierta memoria visual contemporánea. Incluso del siglo XIX. Es decir, hay muchas investigaciones, coexistiendo campos diversos y visiones diversas. La idea es que la visión por el mundo fotográfico no quede constreñida al concepto de memoria porque hay creación, hay investigación, y hay futuro. Porque si la construimos desde la memoria solamente nos quedamos atrapados por el pasado, entonces ¿qué pasa con todo lo digital? ¿Qué pasa con el scanner, la infografía?