Fotografía y enseñanza: 2da parte

monalisa_004.jpg

Nuestras preguntas no paran. Y las respuestas (e interrogantes ) de nuestros interlocutores tampoco.

El tema de la fotografía como verdadero medio y su aprendizaje aplicado a las experiencias contemporáneas de la comunicación es algo que se encarga de señalar Doifel Videla, fotógrafo y académico del diplomado en Fotografía Digital de la PUC.

1. ¿Estas de acuerdo en que enseñar fotografía hoy es más fácil? ¿Cómo enfrentas esta situación como docente, ¿cuál es tu experiencia metodológica?

No creo que hoy sea más fácil enseñar la fotografía que en el pasado. Antes una gran ingenuidad y desinformación cubrían gran parte del mundo fotográfico como una sombra, haciendo curiosamente las cosas más fáciles pues se disfrazaba la ignorancia con mitología y retórica poética. Hoy en día el exceso de información, que se duplica cada 18 meses según la Ley de Moore, es difícil de manejar para la mayor parte de los enseñantes. Además, como las instituciones educativas tampoco están al día, las mallas curriculares no expresan esta realidad cambiante, que se mueve a una gran velocidad, especialmente para aquellos que están detenidos y que ya la perdieron de vista.

A menos de tener tu propia escuela, enfrentar la situación docente es casi una cuestión de suerte. Yo tengo la suerte de enseñar en el diplomado “Fotografía Digital” que imparte la Universidad Católica, donde he tenido la libertad de diseñar completamente mi clase y sus objetivos. En otras universidades, las mallas curriculares no me permiten esta elección.

En todo caso, si la oportunidad se presenta, mi forma de enfrentar la fotografía es abordarla como un medio, de la manera lo más analítica posible, conjugándolo con ejercicios para consolidar estos conocimientos. No todos los ejercicios consisten en tomar fotos, a veces se trata de buscar, analizar o relacionar fotografías con imágenes provenientes de otras disciplinas.

Debido a que este medio se nutre constantemente de la práctica de millones de personas que lo usan con fines tan diversos como actividades humanas existen, muchos teóricos de la fotografía plantean que no habiendo un común denominador a todas estas prácticas (moda, arte, periodismo, publicidad, etc.) es vano hablar de la fotografía como algo concreto. Yo postulo que pese a la diversidad de aplicaciones existentes, hay una base común tan fuerte y definitiva, incorporada en su misma gramática, sintaxis y lectura, que cualquiera que use este medio se expone a ser prontamente canibalizado por él. La célebre frase de Marshall McLuhan, “el medio es el mensaje”, adquiere en este sentido, plena validez. Dicho de otro modo, cuando miras el noticiario, ves tele; cuando lees una noticia, lees el diario; cuando vas a ver una película en particular, ves cine y cuando escuchas hip hop o musica clásica, oyes música. Con la fotografía pasa lo mismo, miras fotografías de moda, paisaje, diseño, arte, arquitectura, etc. pero en realidad, en primera instancia estás mirando fotos, porque la experiencia que uno hace con los medios es que se sumerge en ellos, más allá de sus contenidos particulares, uno se entrega a una experiencia perceptiva particular. Cada día artistas, científicos, policías, pornógrafos, etc., contribuyen involuntariamente al enriquecimiento de este medio, aumentando su patrimonio y construyendo historia, cuyos derroteros no son del todo previsibles.

¿Alguien hubiera podido prever que la foto del encapuchado en la prisión de Abhu Ghraib en Irak, iba a transformarse en un icono de la fotografía? ¿Alguien podría seriamente pensar hoy en día en publicar una historia de la fotografía universal, sin incluir esa foto?

La fotografía es un medio vivo, que recibe permanentemente nuevos contenidos, es un medio completamente abierto y mutante, muy contrariamente a la percepción de algunos fotógrafos que quisieran momificarla, transformarla en artesanía, encajonarla en un museo y designar un grupo de “maestros” para siempre.

2. Desde tu experiencia como docente ¿cómo evalúas la enseñanza de la fotografía en chile, en qué nivel está?

Es que no es fácil evaluarlo, porque la fotografía tiene muchas aplicaciones y es difícil creer que una carrera como fotografía puede cubrirlas todas. Yo pienso que no deberían existir las carreras de fotografía, porque estudiar la foto por la foto, en términos académicos, no tiene sentido. La fotografía debería estar incorporada, obligatoria y seriamente, dentro de otras carreras como: periodismo, diseño, arte, publicidad y comunicación. De esa manera esos profesionales conocerían la gramática, los lenguajes y las diferentes capas de significados de la fotografía, especialmente aplicado al campo de sus estudios. Pienso, por ejemplo, que es un poco insólito que a los periodistas se les enseñe fotografía en términos de revelar rollos y ampliar fotos, cuando sobretodo deberían aprender el peso que el fotoperiodismo ha tenido sobre la historia, las comunicaciones y el rol que ha jugado en las guerras, en los deportes, en la fabricación y destrucción de celebridades, etc. Revelar rollos y ampliar, hace parte de esa mitología de la que hablaba antes, a veces solo sirve para disfrazar la ignorancia en otros campos.

Nadie va a la universidad a estudiar una carrera llamada pintura o escultura ¿no es cierto?, lo que se estudia es arte. Del mismo modo no debería estudiarse fotografía en las universidades. Sería como estudiar radio, televisión o internet. O sea carreras técnicas de manejo instrumental de medios, no carreras universitarias. Ahora en cuanto al nivel, si uno compara con Estados Unidos, Japón o Europa, ciertamente los estudios de la fotografía en Chile no son muy avanzados, porque tampoco hay muchos enseñantes, ni recursos (equipos, bibliotecas, exposiciones internacionales, charlas periódicas de críticos y autores importantes). Mal que mal, un enseñante en un campo especializado y los recursos concomitantes no se crean de la noche a la mañana. La mayoría de los enseñantes en Chile son fotógrafos autodidactas que no tienen una base sólida en términos teóricos, de modo que solo enseñan a partir de su experiencia que es por definición limitada.

3. ¿Que crees que hace falta en Chile para potenciar aun más la fotografía?

Creo que hace falta más interés por Chile. Por realmente descubrir este entorno y desarrollar visiones interesantes. Es un mal de todos los países que nacieron como colonia el seguir mirando hacia sus genitores vencedores, para intentar copiarlos o negarlos. Yo pienso que deberíamos concentrarnos más en como quisiéramos ser y como deseamos orientar nuestra sociedad, porque nuestro deber es construir Chile. El japonés que rescata ciertos elementos de la naturaleza de su paisaje está construyendo el imaginario y los puntos de referencia culturales de su país. Si nosotros solo queremos hacer tarjetas postales donde Chile parezca Suiza, en realidad no estamos construyendo país. También me parece que somos demasiado reactivos y negativos y eso no nos lleva a ningún lado. Creo que deberíamos construir siempre algo bueno para nosotros, de los cual nos sintiéramos satisfechos, sin necesidad de averiguar si está a favor o en contra de las ideologías dominantes.

En lo práctico creo hay dos factores que pueden potenciar la fotografía en Chile, por un lado es la multiplicación de grupos, de redes, de clubes de foto por empresa, institución y colegio, de círculos de amigos de la foto, de sitios de exhibición en Internet y de lugares de exposición, y por otro el aprendizaje, no solo instrumental del medio, sino del análisis de contenidos, de lenguajes, de historia, pues es necesario evolucionar también. De lo contrario la fotografía chilena, por muy masiva y popular que sea, será la repetición de puros lugares comunes.

4. ¿Como ves la relación entre fotografía e Internet? ¿Qué pasará con la obra fotográfica?

La fotografía es un producto de la luz. Luz que transporta información codificada y que la óptica se encarga de descodificar. Todo esto es perfectamente compatible con Internet, a tal punto que podría ser su medio más natural. Allí la imagen vuelve a ser luz, sin necesidad de transformarse en tintas o en granos metálicos que simulen la luz. Internet es el Paraíso de la fotografía y una nueva manera también de concebir la obra fotográfica.

Si no fuera por las aprensiones autorales y comerciales de los fotógrafos, galerías, museos e instituciones, Internet sería el medio de exhibición en primera instancia. Herederos de una época industrial donde la posesión de objetos y mercancías tangibles representaban el único modelo de comercio, los fotógrafos, músicos y cineastas apenas se dan cuenta que eso está siendo reemplazado por nuevos modelos de comercio. La posesión material ya no es el único modo de acumular riqueza, hoy en día el “acceso” es cada vez más importante. Y el “acceso” es más masivo y democrático que el mundo de la posesión de objetos que tienen un peso y volumen, que se deben embalar y transportar, que se deterioran y contaminan. Me parece muy probable que el consumo de imágenes fotográficas siga el mismo derrotero de la música en iTunes, por ejemplo. De hecho esta práctica ya existe y pienso que se seguirá masificando. La existencia de las agencias de microstock, que venden imágenes a 1 dólar y de sitios como smugmug.com donde el usuario puede vender sus fotos a otros aficionados, me parece que es el futuro de la fotografía masiva. Obviamente las galerías seguirán vendiendo obras materiales, a precios cada vez más prohibitivos para personas e instituciones con gran poder adquisitivo.

5. ¿Quieres agregar algo a esta entrevista que no ha sido tocado?

Algo que quisiera comentar es que la fotografía no necesariamente se aprende en las aulas. La fotografía se puede estudiar de manera independiente, uno puede formarse con cursos instrumentales online, mirando obra en Internet, conversando con otras personas, participando de grupos de creación, tomando parte en los foros, visitando exposiciones, asistiendo a conferencias, siguiendo talleres, etc. Creo que los pasos más importantes para un entusiasta de la fotografía son los siguientes: 1) abrir una cuenta en fotolog que no es muy exigente en cuanto a calidad y tener la disciplina de subir una foto diaria durante unos seis meses; 2) Abrir una cuenta en www.flickr.com/ donde se va a encontrar con miles de aficionados realmente buenos y donde podrá participar en grupos temáticos, regionales y locales, participar en foros y dar y recibir consejos; 3) Comprar su nombre de dominio y crear su propio sitio con sus portafolios. 4) Trabajar en proyectos de cada vez mayor alcance y duración en el tiempo.

Yo creo que no hay que focalizarse tanto en “la fotografía chilena”. Si uno hace ciencia, no hace ciencia chilena, si diseña una casa no hace arquitectura chilena, si hace música, cine, literatura, fotografía, es para todo el mundo. Da la casualidad que uno nació en Chile y que busca significados y formas en su entorno, pero no para hacer fotografía chilena, sino porque uno vive en ese entorno. No somos un club de fútbol chovinista, sino más bien investigadores visuales, estetas y pensadores. Cualquier tema que llegue a nosotros es un tema que podemos tratar si nos toca de alguna forma