publicidad web001publicidad web008publicidad web009publicidad web010publicidad web012publicidad web014publicidad web017publicidad web015publicidad web019text002texturas001texturas002texturas003

Tierra Vegetal

He aquí una fuente para dormir, una claridad sin abrirse,
Sola en el tallo del sueño.
Bienvenido, viajero devorado que te asomas
Ciego desde el agua a la tierra.

–Rosamel del Valle

Este proyecto se creó espontáneamente al visitar el parque Alerce Andino de Puerto Montt, uno de los parques más grandes de Chile y reserva importante de alerces milenarios.

Como toda fotografía macro la fragmentación astilla aquí los significados dominantes de lo paisajístico, en este caso: “Chile Bello“, y entonces, aunque sea por un instante, la apariencia de las imágenes nos invita en su dinámica plena a interpretar más allá de lo esperable. Y con justa razón. Casi nos atreveríamos a decir que en cualquier parte de Occidente generar visiones macro del paisaje es recobrar biológicamente el planeta. No está de más decirlo: lo hemos arrasado.

Pero que no se piense en sólo adoptar la perspectiva de una hormiga. Es una invitación a dimensionarnos nuevamente cuando abandonamos por un momento nuestra condición de bípedos agrimensores. Usualmente se nos enseña que el territorio no es más que el soporte de nuestra proyección de seguridad y fortuna. Pero ¿qué pasa cuando nuestro rostro tiene como único interlocutor a los hongos campana, marchitos por el sol? ¿Reconocemos algún diseño vital, una forma, una herida familiar, una disposición a abrazar la superficie de la vida en estas imágenes? ¿Respiramos su humedad? ¿Respiramos juntos?

En el mismo sentido de la pregunta, la autora se refiere a que espontáneamente decidió generar estas imágenes, es decir, como si estando arrojada al lugar hubiera respirado la tierra vegetal que inundaba su marcha, trepando su propia mirada.

En bosques así, señores, es mejor vivir.

2 comentarios

  1. Daniel
    Posted abril 5, 2008 at 9:44 am | Permalink

    Claro; solo al estar frente a doña natu se nos imbuye de ese sentimiento hormiguístico. Es la medicina a favor del propio árbol.

    Lo que es yo, no podría hacer el trabajo de cerero eléctrico. ¿Cómo echar abajo tanta historia literalmente vital?

  2. Loreto Solís
    Posted abril 7, 2008 at 12:04 pm | Permalink

    así es, pareciera ser que cada vez que pisamos la tierra la undimos cada vez más, es terrible sentir que algo tan bello y elemental lentamente es comido por el paso de algunos seres que nada saben de lo escencial.
    saludos y gracias por escribirnos.

Comentar

Debes ingresar para comentar.