manos barrocas001manos barrocas002manos barrocas003manos barrocas004manos barrocas005manos barrocas006manos barrocas007manos barrocas008manos barrocas009manos barrocas010manos barrocas011manos barrocas012manos barrocas014manos barrocas015manos barrocas016manos barrocas017manos barrocas019manos barrocas020manos barrocas022manos barrocas023manos barrocas024manos barrocas025manos barrocas027manos barrocas028manos barrocas029manos barrocas031manos barrocas032manos barrocas033

Fragmentos teatrales

Una cosa es innegable en nuestro recorrido por los templos barrocos de los Andes: las iglesias no son lugares unicamente de devoción y recogimiento.  Ciertamente son recintos donde se evidencia  una estrategia completamente material, discursiva y visual, una teatralidad, una puesta en escena adoctrinante que se mantiene sin grandes transformaciones y que  ha influído en nuestra forma de entender lo disuasivo: sentir desde temprano el poder de las imagenes . Todavía puedo recordar como mi abuela me llevaba a ver los santos a la San Francisco: a la luz de la mirada de un niño de 8 años estas esculturas pletóricas de signos y entronizadas sobre fondos de pan de oro, o de brocatos y sedas fulgurantes, tomaban vida mientras mi abuela narraba sus devotas y apasionantes vidas.

Gracias a la fragmentación fotográfica, la autora  ha aislado una variable fundamental en estas escenografias escultóricas: sean de terracota, yeso o madera policromada, las manos se presentan como vehículo primordial del gesto evangelizador empuñando, doblegando, invitando o indicando el camino.

Las fotografias fueron tomadas en la Iglesia San Francisco de la Ciudad de La Paz, Bolivia.

Fotografías realizadas por Loreto Solis Petersen.