actores 5actores 2la polar zabaleta webla polar webcontador ripley webelisa moneda webfrei todos webreyes teillier webactores 4actores 1

Los actores-artistas y las ventajas de la máscara emocional

Algo insípido y al mismo tiempo líquido amenaza todo análisis sobre la presencia de los actores chilenos en los medios. ¿Estamos tan dispuestos a trivializar, a naturalizar su manifestación como si fuera el capítulo de una teleserie?

Consignemos: aparte de su protagonismo en las producciones audiovisuales de ficción en la televisión abierta, estos actores participan activamente en las estratregias promocionales y publicitarias de sus respectivos canales, por tanto su presencia es demandada por diferentes programas no necesariamente de ficción; como correlato, a menudo podemos observarlos en las portadas de las revistas magazinescas o de semi-glam dando fe del carácter de su vida privada; rostros ancla de importantes Multitiendas, también lo son de marcas de ropa, cadenas de farmacias, Cajas de Compensación, campañas públicas del gobierno y elecciones presidenciales. A esto se suman algunas animaciones en eventos culturales y, por supuesto, un pequeño número de ellos ha sido, está siendo y será nombrado agregado cultural en las embajadas de Chile en el extranjero.

De esta enumeración se pueden desprender varias preguntas. La más obvia; ¿Porqué los comunicadores recurren a ellos con tanta insistencia? Las primeras lecturas ya han sido deslizadas por la misma prensa en torno al efecto sostenido que ha provocado en las audiencias la competencia de teleseries y microseries nocturnas. Pero una de las claves la da la misma publicidad. Consideramos que en nuestro pais existe una relación orgánica- suceptible de estudiar más detenidamente- entre los géneros pasionales y las estrategias de comunicación publicitaria e institucional.  La necesidad permanente de rostros “emotivos”, “cercanos” productos del imaginario televisivo del momento es expresión de los requerimientos comunicacionales de una economía siempre en expansión. Una Cadena de Farmacias requiere del “carisma” (1 ) de una actriz (léase: agente identificador) para acrecentar la confianza de sus clientes. En este caso, no queda claro si los atributos de la personalidad parecen responder al estatus del personaje o del profesional. Pero esto no importa. Lo fundamental es que la farmacia oferte con el mismo rostro y en el mismo horario en televisión. Obvio. En otro contexto, el oficialismo aprovecha la gran popularidad de algunos actores para potenciar sus mitines culturales y de paso refuerza la programacion del canal “estatal”. Esta deriva, por supuesto, es de conocimiento público.  Mas no su lectura crítica. Y no podemos culparnos de su falta. Se afirma que después de un día de trabajo las máscaras emocionales son las más faciles de usar.

1. La noción de carisma fue estudiada por Max Weber. Aunque sospechamos que el atractivo comunicacional de algunos actores es producto tanto de la fotogenia como de las condiciones propias de la representación en series exitosas, la confusión actor-personaje  respondería a uno de los atributos de lo carismático: estar más allá de lo cotidiano.  “La autoridad carismática está específicamente fuera del campo de la rutina diaria y de la esfera profana. En este respecto, es diametralmente opuesta a la autoridad racional y particularmente a la autoridad burocrática y a la autoridad tradicional”

2 comentarios

  1. Posted abril 15, 2010 at 4:31 am | Permalink

    Estimado Mauricio:

    La verdad, como artistas que tu y yo somos, nos debiera importar una soberana raja (intento ser tan vehemente como tu a veces) si la mina actriz es linda, fea, aprovechadora, politiquera, “mala gente”, lesbiana, heterosexual, limítrofe intelectualmente, frígida, evasora de impuestos o algo por el estilo.

    Si la actriz actúa bien, lo demás es arroz graneado; el filete 3/4 jugoso es la capacidad actoral. Como artistas estamos mpara apreciar y priorizar el Arte, no los aderezos propios de otras ocupaciones como la religión, la política, la Hacienda Pública, la defensa de las minorías, la sociología etc, etc, etc…

    Por lo contrario, que el personaje no adhiera a campañas publicitarias, que tenga sus ideales sumamente cercanos a los tuyos propios, que se preocupe mucho más de sus hijos que de la farándula, que tenga una misma pareja fea y políticamente incorrecta, que priorice el teatro por sobre la tele, que sea desafiante ante los imperios comerciales, el retail, la cacha de la espada y la campana de goma, … no debiera ser excusa de que no actúe a la altura de sus papeles.

    Si el actor actúa bien; si es un buen actor, si hace bien su pega es lo que no debiera replegarse por sobre otros asuntos que distraen y atentan contra un aspecto que considero esencial en la defensa y apreciación de las artes, que es el acceso directo a la obra misma representada, sacándole todo acompañamiento distractor e inclusive atentatorio a la plenitud estética del hecho artístico.

    Así que creo que estás pero absolutamente desviado de lo que debiera ser el norte eficaz de un artista.

    Lo anterior como parte de mi sobrena y particular opinión.

    No porque Borges fuera acaso fascista vamos a venir a derribar su obra completa.

    Cual es tu norte; ¿Jorge Luis Borges o Carlos Argentino daneri?.

    A mí, desde el arte me da igual si los actores son rostros de multitienda o no; la cosa no va por ese lado.

  2. Posted abril 15, 2010 at 6:54 pm | Permalink

    La masa imita y no trepida a la hora de conseguir a cualquier PRECIO el producto que su ídolo promociona. La responsabilidad de todos es tener absoluta CONCIENCIA de lo que estamos sembrando.
    LAMENTABLEMENTE LOS INTERESES ABSORVEN LA RAZÓN.